Tarot Femenino

El tarot es un gran aliado de las mujeres. En los arcanos mayores están representadas varias cartas de mujeres, que son las más potentes del tarot. Por ello hablamos del tarot como algo femenino. Es importante llamar a tarotistas recomendadas por sus clientes para que puedan interpretar correctamente las cartas del tarot femenino. Os mostramos algunos significados, pero solo una tarotista de verdad puede entender lo que el tarot femenino realmente nos está diciendo.

Contacta con tarotistas de verdad: tarot femenino

Gracias al teléfono podemos contactar con tarotistas de verdad que podrán ayudarnos a cualquier hora del día y además son tarotistas recomendadas por sus clientes porque aciertan y les ayudan cuando se sienten perdidas.

Las mujeres y el tarot

Tarot Femenino

  • La sacerdotisa (arcano dos): es el personaje más antiguo del tarot. Vinculada con el Yin, el principio femenino. Está relacionado con la energía receptiva. Vinculado a las mujeres de los primeros pueblos europeos que profesan culto a la Gran Diosa Madre. Simboliza a una guardiana de sabiduría oculta, con frialdad. Sus valores son la cooperación y la solidaridad. Es autónoma y autosuficiente y representa la verdad elemental y los procesos intuitivos, está ligada al subconsciente.
  • La emperatriz (arcano tres): representa a las mujeres que se dedicaban al cultivo de la tierra. Está vinculada a la fertilidad, la naturaleza, la maternidad y la sensualidad. Es el arquetipo de la madre. Representa a la pareja femenina, el afecto, la ternura y la capacidad de criar. También representa las buenas relaciones de pareja y el bienestar material. Estabilidad y reconocimiento.
  • La fuerza (arcano ocho): representada por una mujer en actitud de dominio amoroso de un león. Es la energía femenina vinculada a la ternura y suavidad y la masculina de vitalidad y fiereza. Este arcano representa los amores que están equilibrados en lo espiritual y lo carnal. Alude del mismo modo a las contradicciones y la capacidad de desarrollo interior. Representa la victoria ante la adversidad si se enfrentan los problemas.
  • La justicia (arcano once): en el tarot femenino, representa el eje, el equilibrio y la autoridad. Nos impulsa a ver la realidad y a tomar decisiones. También representa al ser justos con uno mismo, ser valientes, modestos y austeros.
  • La muerte (arcano trece): representa la necesidad de iniciar y asumir un nuevo camino. No representa la muerte en sí misma, sino el fin de una etapa y el comienzo de otra. Alude a la transformación personal en lo más profundo de nuestro ser y por ello nos aconseja ser valientes a la hora de dejar atrás el pasado y afrontar con valentía el futuro dejando viejos prejuicios atrás. Hay que morir para renacer.
  • La templanza (arcano catorce): representa el equilibrio real entre lo interno y lo externo sin importar la opinión de otras personas. Asumir una nueva vida o cambio sustancial. Capacidad de mezclar realidades. Es un arcano que representa la llegada de mensajes o la protección divina. Mensajes de buena salud tanto física como psíquica.
  • La estrella (arcano diecisiete): esta carta del tarot femenino está vinculada al arte, las comunicaciones, lo creativo de las cosas desde un punto innovador y místico. Alude a la conexión con lo divino y el cosmos en las actividades de la vida diaria. Representa el crecimiento espiritual. Anima a enfrentar nuevos riesgos después de una experiencia fuerte.
  • La Luna (arcano dieciocho): es la carta más femenina del tarot. Está vinculada a la intuición y a los sueños. Anima a descubrir el lado femenino tanto de mujeres como de hombres. Representa la cara oculta de las cosas. Anima a descubrir esa cara oculta y saber movernos entre la luz y la sombra. Representa la relación con las madres en la infancia y la conexión completa con las emociones, tanto en recuerdos pasados como en el futuro.